Cómo gestionar de manera eficiente los costes y la maximización del retorno de inversión (ROI) en los programas de bienestar

Contenido elaborado por Vitaance

“Las empresas deberían personalizar más su oferta para atender mejor las diversas necesidades y prioridades de sus empleados, permitiéndoles mayor autonomía en la elección de los beneficios.”

-Ana Zamora, Fundadora y CEO de Vitaance

En un entorno laboral cada vez más consciente de la importancia del bienestar integral de los trabajadores, las empresas se enfrentan al desafío de gestionar de manera eficiente los costes de los programas de bienestar y maximizar el retorno de inversión (ROI) de estos. Según un estudio de Vitaance, ocho de cada diez trabajadores españoles no utilizan los beneficios proporcionados por sus empresas, lo que genera costes innecesarios y reduce la satisfacción de la plantilla. Este artículo hablará sobre las estrategias para optimizar estos programas, personalizarlos según las necesidades de los empleados y mejorar tanto la rentabilidad como la recurrencia de su uso.

Conocer las preferencias de los empleados

La personalización de los beneficios es fundamental para su éxito. El estudio de Vitaance destaca que la tasa de uso de beneficios aumenta hasta un 725% cuando los empleados tienen la libertad de elegir los servicios y proveedores según sus necesidades. Esta libertad no solo incrementa la adhesión a los programas de bienestar, sino que también mejora la percepción de los empleados sobre la utilidad de estos beneficios.

Ana Zamora, Fundadora y CEO de Vitaance, subraya que “las empresas deberían personalizar más su oferta para atender mejor las diversas necesidades y prioridades de sus empleados, permitiéndoles mayor autonomía en la elección de los beneficios”. La clave está en reconocer que cada empleado tiene necesidades únicas y cambiantes, y ofrecer una plataforma flexible que permita esta personalización sin aumentar la carga administrativa de la empresa.

Implementación de plataformas flexibles

Para lograr una personalización efectiva, las empresas pueden implementar plataformas de beneficios que ofrezcan una amplia gama de opciones. Estas plataformas permiten a los empleados seleccionar los beneficios que mejor se ajusten a sus circunstancias personales, ya sea en salud física, mental, nutrición o salud financiera. Según el estudio, la aceptación de los beneficios es significativamente mayor cuando los empleados pueden elegir libremente, en comparación con aquellos impuestos por la empresa.

Evaluación y adaptación constante

Los patrones de gasto y las preferencias de los empleados pueden variar considerablemente a lo largo del tiempo. Por ejemplo, el estudio de Vitaance señala que los servicios relacionados con la salud fueron más populares a principios de 2023. Sin embargo, la pospandemia ha desestigmatizado la salud mental, aumentando la demanda de asistencia psicológica. Las empresas deben evaluar continuamente la efectividad de sus programas de bienestar y adaptarse a las tendencias emergentes y a las necesidades cambiantes de los empleados.

Comunicación efectiva y educación

Muchas veces, los empleados no utilizan los beneficios porque no están bien informados sobre su existencia o su utilidad. Una comunicación efectiva sobre los beneficios disponibles y cómo pueden mejorar su bienestar es crucial. Además, las empresas deben educar a sus empleados sobre la importancia de utilizar estos beneficios, lo que puede incrementar su uso y, por ende, el ROI de los programas de bienestar.

Medición del retorno de inversión

Para gestionar eficientemente los costes y maximizar el ROI, es esencial medir el impacto de los programas de bienestar. Esto incluye monitorear la tasa de adhesión, la satisfacción de los empleados y los beneficios tangibles como la reducción del absentismo y la rotación del personal. Las empresas pueden utilizar herramientas de análisis y encuestas periódicas para obtener estos datos y ajustar sus estrategias en consecuencia.

Beneficios a largo plazo

El informe de Vitaance revela que mejorar la motivación de los empleados, atraer talento, disminuir la rotación y reducir el absentismo son objetivos comunes para empresas de todos los tamaños. Para lograr estos objetivos, es crucial que los programas de bienestar sean vistos como una inversión a largo plazo en el capital humano de la empresa. Un enfoque estratégico y bien planificado no solo mejora la salud y el bienestar de los empleados, sino que también fortalece la cultura corporativa y la competitividad de la empresa en el mercado laboral.

Gestionar de manera eficiente los costes y maximizar el ROI en los programas de bienestar requiere una combinación de personalización, flexibilidad, comunicación efectiva y evaluación constante. Al centrarse en las necesidades y preferencias individuales de los empleados, las empresas pueden crear programas de bienestar que no solo sean utilizados, sino que también generen un valor significativo tanto para los empleados como para la organización. Este enfoque estratégico no solo optimiza los recursos, sino que también contribuye a un entorno laboral más saludable y motivador.